Saltar al contenido

Carta a mi esposo

florero

Muchas personas en el mundo creen que una vez que se han casado ya no es necesario conquistar a su pareja. Se equivocan. El amor se construye y se alimenta día tras día. La chispa de una relación hay que tenerla encendida siempre por mucho que pasen los años. De hecho, cuanto más tiempo pase más hay que esforzarse por mantener y revivir esa magia.

Si de verdad queremos a nuestra pareja debemos esforzarnos en cuidarla y en enamorarla a diario. Por eso, hemos escrito esta carta de amor para que puedas enviársela a tu marido y le recuerdes las razones por las que le elegiste como compañero de vida. A través de estas bonitas palabras le derretirás de amor, le recordarás los buenos momentos que habéis vivido juntos y le darás la seguridad de que escogerías pasar el resto de tu vida con él una y mil veces más. ¿A qué esperas? Coge papel y boli (si eres más tradicional) o utiliza el móvil (si prefieres las nuevas tecnologías) para mandarle estas líneas y gritarle al mundo entero que él es el amor de tu vida. ¡Qué viva el amor!

Carta a mi esposo

Hola mi amor,

Hoy me he levantado pensando en lo sumamente afortunada que me siento teniéndote a mi lado. Es cierto que el estrés del día a día y las millones de obligaciones a las que tenemos que hacer frente no nos dejan expresar nuestros sentimientos muy a menudo. Por eso, he tomado la decisión de escribirte esta carta de amor. Quiero que a través de estas lineas tengas siempre muy presente lo mucho que te quiero. Al contrario de lo que sucede en muchas relaciones en las que la rutina termina haciendo mella en la pareja, para mí el paso de los años no ha cambiado en absoluto lo que siento por ti.

Aún consigues que revoloteen las mariposas en mi estómago cada vez que llegas a casa y me preguntas qué tal ha ido el día. Es verdad que a lo largo de todo este tiempo hemos tenido nuestros altibajos, pero lo importante es que hemos sabido superar todos y cada uno de los obstáculos que se han presentado en nuestro camino con fuerza y determinación. No somos la pareja perfecta, pero con el tiempo me he dado cuenta de que la perfección no existe. Lo que sí existe es el amor, ese amor que nos transmitimos el uno al otro y que hace que cualquier problema se haga pequeñito al instante.

Recuerdo muy bien el día en el que te conocí. No se me olvidará en la vida. Llevabas esa camisa azul que tanto me gustaba y tu mirada hablaba por sí sola. Dos amigos en común nos presentaron y desde entonces no hay ni un solo día en el que no haya tenido claro que eres el amor de mi vida. El cariño que me transmites, la ternura con la que me miras y esa sonrisa tuya que brilla tanto que le hace sombra al sol… Esas cosas no las cambiaría por nada del mundo.

Estoy increíblemente orgullosa de nuestra relación y de lo que hemos construido gracias a ella. Nuestro matrimonio dio lugar a un vínculo precioso del cual nacieron las mayores joyas de mi vida: nuestros maravillosos hijos. Cada día doy gracias por la familia que hemos formado y quiero que no te quepa duda de que lucharé todo lo que haga falta para que permanezca unida siempre.

‘Siempre’ es una palabra muy ambigua, pero tú me has hecho creer en ella día a día con tus pequeños detalles y tus bonitos gestos de amor. Me has demostrado que las palabras se las lleva el viento y que lo que verdaderamente permanece son los hechos. Aun a día de hoy y después de tantos años juntos sigues teniendo la capacidad de sorprenderme y de hacerme feliz. Ten muy claro que mi felicidad tiene un nombre y es el tuyo. Ya no me imagino una vida sin ti.

Nuestro amor es diferente al de las películas porque es real.

Nuestro amor sí es para siempre.

Te quiero con el alma.

EMPEZAR DE CUALQUIER MODO

Lo importante es empezar la carta de amor aunque no sepamos cómo ni por dónde. Podemos utilizar una hoja de papel a sucio, y escribir en la parte superior lo primero que nos venga a la cabeza. No tiene por qué ser parte de la carta, pero si podemos utilizarlo más adelante. Pero de esta manera, comenzaremos con una inercia, que nos aleje del miedo a la hoja en blanco.

Un error que cometen muchas personas es comenzar su carta con un papel nuevo, con algún color especial, o un marco decorativo, y empezar a escribir a limpio desde el principio. El cerebro tiende a dudar, al miedo de no saber empezar, y la carta suele quedar siempre aplazada para un momento mejor.

¿Qué pongo? No te preocupes, escribe lo que sientas tal y como si se lo estuvieras contando a un amigo o amiga. Cuando expresamos sentimientos propios y verdaderos, su esposo sabrá que estas palabras vienen directamente de su corazón. Tienes que escribir tal y como tus sentimientos te dejen hacerlo. Des conecta el cerebro, pon una mano en el pecho, y deja que los pensamientos comiencen a fluir.

 RAZONES POR LAS QUE TE AMO

Si has escuchado tu corazón, seguramente has comenzado la hoja con “Te quiero mucho” o “Te amo”.

¡No está nada mal para comenzar! No es necesario utilizar un lenguaje culto, o palabras rebuscadas. Una pequeña nota de amor, escondida en algún sitio para que tu esposo la pueda encontrar, puede ser una excelente manera de mostrar tu amor.

Escribe una primera línea con “Te amo porque…” y elige alguna de las siguientes frases.

  • Me siento feliz a tu lado.
  • Eres mi vida entera.
  • Sin ti la vida no tiene sentido.
  • Me has enseñado el verdadero significado de la palabra amor.
  • Eres como eres.

O también puedes ponerlas todas, y en el último punto poner lo siguiente:

  • … podría seguir escribiendo las razones por las que te amo hasta terminar todo el papel del mundo, pero prefiero pasar ese tiempo a tu lado.

EL MEJOR MOMENTO DEL DÍA

Otra forma de empezar la carta, o de continuarla, es expresar con tus sentimientos para ti cuál el mejor momento del día, pero dedicándoselo a tu esposo.

Veamos un ejemplo:

  • Todo el mundo tiene un momento en el día que espera con anhelo a que llegue. Puede ser al llegar a casa, cambiarse de ropa y sentarse en el sillón, tomar un sorbo de un buen vino, ver la televisión, y disfrutar de un partido. Pero para mí, el mejor momento del día es cuando estoy a tu lado. No hace falta hacer nada especial, solo espero ese momento en el que estamos juntos. Lo mejor del día es cuando estoy a tu lado.