Saltar al contenido

Cartas de amor para el

te quiero

Qué alegría

Querida / o mía / o,

Siento alegría por saber que me quieres, la vida es distinta y el aire tiene aroma de sonrisas. Siento alegría por tenerte, la misma que siento porque te pertenezco.

Cada beso es un sueño y cada una de tus miradas es el cielo por el que camino sin fin. Que alegría tengo cuando amanezco pensando que te veré, que alegría cuando anochezco esperando despertar para volver a verte. Siempre es alegría, tu eres alegría.

Y es que el mundo es alegre, hasta la tristeza es alegre si tu me acompañas, si tu estás conmigo. Porque el amor es alegre, es dicha y tu eres el centro de cualquier felicidad.

El mundo me ve alegre, y yo no disimulo la alegría, es difícil ocultar el amor, y es imposible no cuando se trata amarte a ti. Eres lo mejor, ¿cómo no alegrarme?.

De nuevo hoy me acostaré con alegría, me dormiré con tu imagen en mi mente, sé que me amas y con eso durará mi alegría.

¡Qué alegría!

Nuestro camino

Querida / o mía / o,

No ha sido un camino sencillo

Está lleno de piedras, de senderos y veredas,

Ha sido trazado por el tiempo, por nuestro destino,

Es el camino que me lleva hacia ti…

En el que el amor ilumina nuestros pasos

Y nos muestra cada día por dónde seguir

La esperanza es nuestra guía

que nos da la fuerza para continuar

Y la nostalgia nuestra eterna compañía

Seguiremos andando por este sendero

Sembrado de ilusiones y sueños

Regado por lágrimas de melancolía

A veces desértico, frío y solitario,

Otras nublado y tempestuoso

con fuertes vientos de impaciencia

y otras veces lleno de verdes valles,

Cubierto de flores de alegría

Cada piedra en el camino

Ha hecho nuestro amor más fuerte

Y aunque algunas nos han hecho tropezar

Al caer, nos alimenta la esperanza

Que nos ayuda a continuar

Sintiéndonos con más confianza

Hoy me he detenido por un momento

Y al perder mi mirada en el camino recorrido

No puedo evitar verlo con añoranza

Pero se que cada paso andado

Aunque estemos en distintos senderos

Nos acerca mas al final del camino

En donde estaremos por fin reunidos

Para siempre…

Nada ni nadie te arrancará de mi

Querida/o mia/o

Nadie te arrancará de mis pensamientos; El sol dejará de sonreírle, a una tarde de ardiente verano. Las flores dejaran de brotar en primavera y no darán su acostumbrado perfume, en los jardines y en los campos.

Tal vez el océano pierda su azul verdor, al observarlo a la distancia, pero yo jamás te sacaré de mis pensamientos. Y te pasearás triunfante en mi memoria. Nada hará cambiar mi forma de amarte.

Quizá nunca toques mis manos, ni acaricies mis cabellos en una noche, que invite a una intimidad delirante, más mi alma travesara fronteras, y estará allí junto a ti para amarte. 
Te amaré hasta el amanecer, hasta dejarte extenuada, llena de mi amor, de mis caricias y mis besos y lloraré de emoción al sentirte solamente mía.

Permaneceré siempre a tu lado.

Estaré en tus noches tristes, en el susurro del viento por las tardes, cuando creas que la noche ha llegado y todo sea oscuro par ti, estaré en una estrella, alumbrando tu destino para que puedas seguir tu camino.

Clamaré a Dios para que seas feliz, aunque no sea a mi lado y cuando al final hayas encontrado con quien compartir tu vida, me retiraré en forma silenciosa.

Y cuando de vez en cuando quieras recordarme, me encontrarás en el rocío suave de una rosa, o en una gota de lluvia en una tarde cualquiera, o tal vez en la sonrisa de una pareja de enamorados

Te quiero

Tú eres mi espejo

Querida / o mía / o,

Tu eres el espejo en el que mirarme, porque cuando miro a través de tus ojos sé que puedes ser feliz con nuestro amor y que con tu felicidad, la mía crece y se multiplica.

Mirando a través de ti puedo ver sentimientos puros, puedo saborear tu aire, puedo hasta bailar sin despertar de este sueño.

Porque cuando te miro no me conformo con mirarte, deseo abrazarte para estar en ti, y también quiero conservar tu imagen como una fotografía en la que tu eres la luz que ilumina mis días.

No me canso de reflejarme en ti, porque te conozco pero quiero conocerte más, y por mirarme te sigo conociendo, y conozco nuestro amor y la suerte que tengo de amarte.

Déjame que me siga mirando en ti, tu eres mi espejo y la persona que refleja mis emociones, quién es motivo de sentimientos y de placeres.

Tú eres mi espejo y por eso no de mirarte, no dejo de pensarte y no dejo de amarte.