Carta a alguien que no te valora: 3 Desgarradoras cartas para expresarle tu dolor

Las relaciones comienzan con esperanza, tienes un cómplice, un amigo, un amor. Así vivimos cada día con alegría porque todo se ve perfecto, todo encaja en nuestras vidas, pero es necesario cuando sea el tiempo escribir una carta a alguien que no te valora. 

Pero muchas veces sucede que los sueños se rompen y la relación cambia, ya no te mira, ya no te valora, ya no te llama o si lo hace es cuando él quiere y no cuando tú lo necesitas, haciéndote sentir tristeza e impotencia de no saber qué hacer. Y es justo que te sientas enfadada si lo has dado todo.

Pero, ¿qué sigue? Simple, decir adiós, salir con la frente en alto, convencida de que lo diste todo y que disfrutaste los momentos buenos de la relación y que de los malos aprenderás para mejorar tu presente y evitarlos en el futuro.

Puede ser complicado, pero primero estas tú, no importa que sobre la marcha lo entiendas, porque así sucede en muchas ocasiones, como lo aprendió la chica de esta historia de amor.

gracias por demostrarme que no te importo

No te importo – Carta a alguien que no te valora #1

Hazle una carta a alguien que no te valora, tienes que decir lo que sientes, es sano dejar salir el dolor y esta carta a continuación habla de amar a alguien frente a todo, pero debemos recordar que nosotras también nos amamos.

Discúlpame, solo quiero despedirme, es la última vez que te escribo, gracias infinitas por todos los mensajes, los besos, las caricias; por hacernos el amor y por las veces que el amor nos hizo y nos deshizo; por los momentos que organizábamos hacer algo juntos, lástima que todos ellos solo fueron instantes en los que querías cubrir tu soledad. Ahora todos ellos se vuelven lindos, duros y tristes recuerdos. Me queda claro que me querías junto a ti, pero no en tu vida.

Es una lástima que dos personas que mueren de amor tengan que vivir en un recuerdo y lo único que digas es “éxito”. Me hice tantas ilusiones contigo, que olvidé ser realista por una vez en mi vida. ¡Pues, ahora voy entendiendo que ninguna mujer se queda demasiado tiempo donde no se siente querida, en otras palabras, donde sobra!

Contigo todo fue distinto, hice el amor amando, era perfecto estar entre tus brazos, encajaba, por eso te decía “amor, ¿me abrazas?”, amaba sentirme protegida por ti. Que triste que cada vez que intento buscarte me dejas en visto o no contestas aun estando en línea, para ti es tan fácil ignorarme (te sale genial) pero querido déjame decir que: ¡los problemas se solucionan hablando, no dejando de hablar!

Recuerdas cuando me pediste que fuéramos novios y yo no quería, pensaba en lo difícil que sería, pero decidí arriesgarme, conocía los riesgos y aun así los tome. Es increíble lo que se puede aguantar solo por no querer perder alguien, gracias por demostrarme que no te importo.

Siempre quise ser mejor, para ser una mujer completa para ti y te sintieras orgulloso de andar de mi mano, sin necesidad de ver y desear a otras. Quise ser la mujer que estuviera en las buenas y más en las malas.

Si me extrañas háblame, no importa que las cosas estén mal, yo siempre voy a querer hablar contigo, aunque no creo poder volver a confiar en ti, pero mi puerta estará abierta para cuando decidas venir a terminar las cosas como un hombre, de frente, y ojalá puedas decirme qué fue aquello que te hizo separarte de mí, para ver si hay algo en lo que tenga que cambiar, para no volver a vivir esto que ahora me hace sufrir.

Ahora solo tengo que aprender a dejar ir a quien ya no se quiere quedar, no haré ningún esfuerzo más, que te vaya muy bien, lamento tu cobardía, pues soportaste amar a una mujer de verdad. Sin más que decir, debo aceptar que te amo, pero también me amo.

Ya nada es como antes – Carta a alguien que no te valora #2

Cuando llevamos mucho tiempo de relación, la misma empieza a cambiar y solo como pareja se puede seguir, esta carta a alguien que no te valora habla sobre el gesto respetuoso y amoroso de expresarle a tu pareja el interes de saber los sentimientos de la otra persona y si ella quiere seguir en la relación.

En estas últimas semanas he conocido el dolor y no es orgullo lo que tengo herido, sino que es algo que va dentro de mí y que debo superar día a día. Por cierto que no es fácil, pero si se quiere se consigue de a poco dejar atrás.

Desde hace semanas que me veo en la necesidad sincera de arreglar las cosas dando todo lo que puedo de mí. Jamás he querido dañarte ni controlarte, y si a veces volvemos a tocar el tema es simplemente porque busco que definas lo que realmente sientes.

Mi fin no es presionar; sin embargo, creo que es el momento de que lo hagas, de lo contrario seguiremos haciéndonos mal y nunca lo superaremos, lo cual hará de la relación un fracaso a corto plazo. Eso lo sabemos ambos.

Cosas que debes saber o bien recordar:

En el caso de que sinceramente proyectes estar a mi lado y crear una familia verdadera, ten por seguro que entregaré todo de mi parte, ya que mis sentimientos son claros hacia ustedes.

Tengo mucho amor que entregar y me duele mucho el tener que estar en conflicto contigo por factores que debiéramos enfrentar y superar en pareja, teniendo en cuenta la objetividad para tratar el asunto, el sentido común y también considerando al otro.

He perdido muchos años de mi vida y no estoy dispuesto a seguir derrochando más tiempo en cosas que realmente no aportan nada a mí ni a las personas que quiero (tú y Angelita). Ante esto, es que me desconcierta el que estemos aún a merced de la corriente y no seamos capaz de definir nuestras metas como pareja.

Claudia, si es que realmente sientes algo por mí, te pido tan solo aprendas a conocerme nuevamente. Las experiencias traumáticas que a uno le toca vivir pueden afectar de manera positiva o negativa a una persona. En mi caso sucedió lo primero afortunadamente. En consecuencia, ya no hay cabida para hacer cosas a medias, ni para intentar si talvez funcionan.

Esto no significa que esté cegado u obsesionado. Simplemente, estoy seguro de que necesito entregar todo lo bueno para lograr un proyecto de vida, en el cual están ustedes, pero si no hay completa voluntad de tu parte o no crees en ello, nunca lo podremos llevar a cabo.

Por favor abre tu corazón y dime realmente lo que sientes. No deseo para nosotros más frustraciones y dolores por malas decisiones que tomemos a priori tan solo por cumplir o por creer que las cosas andarán bien, a sabiendas de que no. Tampoco pretendo “comprarte” como una vez intenté hacerlo y al final pagué con creces.

Todos sabemos que las relaciones sentimentales son complejas. De hecho, son tan frágiles como un cristal que si se quiebra, aunque peguemos los trozos no quedará igual que antes. Es una buena analogía; sin embargo, las relaciones, al ser algo tan único e intangible, tienen la virtud de regenerarse con el tiempo si es que nos esforzamos verdaderamente.

Confía en mí y bríndame la confianza que necesito de una mujer. Hazme sentir que te importo si es, que así lo es. Comunícame tus cosas, plantéame tus inquietudes, tus anhelos, etc. Más que nunca estoy interesado en conocerte y en ayudarte a que alcances tus intereses. Eso realmente me haría muy feliz.

No temas a entregarte al amor que no te defraudaré. He abierto la puerta de mi corazón y solo debes entrar en él. Te aseguro que encontrarás buenos sentimientos que solo necesitan de tu persona para que se adueñen de ellos. Dame la oportunidad de ser tu amigo, tu hombre, tu amante: porque eso es también las cosas que necesito sentir y demostrar sin condiciones y con respeto.

“Lo que hace al ser humano distinto al resto de las especies es el amor, es decir, existimos en este mundo para amar y dejarnos ser amados. De otra forma, nuestras vidas no tienen sentido.”

Ante aquella frase, es importante otorgarnos una palabra de amor, un beso, un abraso o una simple mirada honesta y llena de sentimiento. Con estas simples expresiones seré feliz y a cambio te haré feliz mientras tenga vida. No importa quién lo demuestre primero, sino más bien el practicarlo con las personas que uno ama.

En el caso de que no estés dispuesta a comenzar conmigo esta nueva etapa, házmelo saber. Solo te pido que seas sincera. De ser así, puedes contar conmigo para lo que sea en beneficio de nuestra pequeña hija, y te aseguro que no te daré problemas ni causaré perjuicio de ningún tipo. Aun así no me separes de Ángela, porque es el único tesoro que me quedaría para el resto de mi existencia y merece todo lo que le pueda dar de manera integral.

Esta carta es simplemente para expresarte lo que pienso y siento. De alguna manera pretendo explicarte y decirte todas aquellas cosas que por circunstancias del diario vivir no las he podido comunicar. Son puntos muy importantes para mí que quiero sepas y recuerdes.

Gracias por demostrarme que no te importo – Carta a alguien que no te valora #3

Esta carta a alguien que no te valora, trata de cuando descubres que esa persona no es como la hemos idealizado o empieza a demostrar su verdadera cara y como todo ser que ama realmente, termina duramente lastimado, esperando una disculpa que muy seguramente nunca llegará.

Hasta ahora me doy cuenta, el amor es bello, pero a veces pone una venda en los ojos que no deja ver las consecuencias de amar en exceso a quien no lo merece.

Estoy aburrida de llorar, sin tener un consuelo, sin tener una palabra de aliento, sin tener una disculpa.
Tú no me amas y hasta ahora lo veo, te vas, me ignoras, te ríes y diviertes, clavándome fuertes heridas de frente y a mis espaldas. Me traicionas con el pensamiento y con tus actos. Eres un ser sin alma. Un hombre sin escrúpulos que solo sabe lastimar.

Yo no sé cómo sacarte de mi mente, como olvidarte, como no tenerte en mis deseos y entre mis recuerdos.
Quisiera borrarte para siempre de mi vida y cuando lo intento más me obsesiono y más desespero.
No sé qué hacer.

Me encuentro en un camino sin salida. Soy esclava de mi misma, amando a quien no sabe ni el significado tan extenso del amor, a quien no sabe ni siquiera cuidar una flor. Quisiera borrarte para siempre de mi mente, sacarte sin dejar un solo momento, pero no puedo, siento que todo esto es más fuerte que yo. Sufro tanto y tú como si nada. Porque no te importa mi dolor.

He estado ciega amando a un alma que solo vive para hacer infelices a quienes lo aman. Gracias por demostrarme que no te importo, te voy a olvidar, juro que te voy a olvidar. Aunque me cueste tanto lo voy a lograr. Aunque ahora tenga que llorar.

Esperamos de todo corazón logres superar esta situación y que el cielo te regale un buen amor, uno que ame sinceramente y camine de tu mano, te recomendamos este Libro sobre Amor propio y cómo superar una ruptura amorosa, además compartimos contigo unas Frases de motivación para que Dios ayude en tu proceso de sanación.